Soy Cristina, diseñadora de vestidos de novia

Soy Cristina, diseñadora de vestidos de novia

¡Hola!

Soy Cristina, aunque también puedes llamarme Aurora, que te responderé encantada. Soy diseñadora de vestidos de novia y soy la persona que está al frente de este proyecto.

Me declaro una enamorada de la moda desde que tengo uso de razón. Mi abuela Ana era modista y yo recuerdo buscar entre sus retales, dibujarle diseños para mis muñecas y pedirle que me los cosiese. Podíamos decir que por aquel entonces ya dirigía mi propio taller.

Sin embargo no fue hasta 2014, cuando decidí empezar a formarme en diseño textil tras haber dado algunas vueltas por el mundo de la publicidad. Fue entonces cuando me reencontré con mi pasión y supe donde estaba mi camino.

Me apasiona crear moda, disfruto de cada parte del proceso y siento debilidad por los tejidos naturales, los encajes y el plumeti, así como por la artesanía y el bordado.

Intento darle a mis diseños un aire romántico y bohemio sin perder de vista las tendencias y las exigencias de la mujer actual. Y me encanta ayudar a futuras novias a dar forma a sus ideas acompañándolas en el proceso de diseño y haciéndolas partícipes en todo momento.

¿Por qué Aurora?

Quería ponerle nombre propio a este proyecto, tratarlo como si fuera un hijo (una hija en este caso). Quería un nombre de mujer, feminino y con mucha fuerza.

Aurora (en latín), o Eos según la mitología griega era la diosa del amanecer que cada mañana abría al sol las puertas de Oriente ¿No te parece que esta diosa tenía asignada la más importante de las tareas? Dar comienzo a un nuevo día.

Por eso, ahora, en nuestro diccionario Aurora es «la luz sonrosada que aparece en el oriente inmediatamente antes de la salida del sol». Es amanecer, es emerger.

Pero además, Aurora significa «Principio o primeros tiempos de una cosa» y a mí ésta definición me terminó de convencer y me pareció simplemente perfecta para dar comienzo a esta aventura.

Boda de Cristina, diseñadora de vestidos de novia

¿Cómo empezó todo?

Manel y yo nos casamos hace 3 años en la isla de Bali. No dijimos nada a nadie. Sólo nosotros. Puro amor.

Nuestra familia y amigos no nos lo perdonaban, así que ¿Por qué no celebrarlo de nuevo y juntar a todas las personas que queremos un día de nuestras vidas?

Pero yo no era una novia convencional, porque ya estaba casada y porque no me iban demasiado las tradiciones. Así que me costaba encontrar un vestido de novia que fuera conmigo, con mi personalidad, que me hiciera sentirme yo misma y a la vez preciosa. ¿o no es eso lo que quiere cada novia?

Y así empezó todo. Decidí convertirme en diseñadora de vestidos de novia y diseñarme mi propio vestido siguiendo el consejo de mi madre, mis amigas y Manel que confiaban en que nadie mejor que yo podría hacerlo.

Disfruté del proceso, del diseño, de la elección de las telas, de cada prueba en el taller, de cada detalle. Me reenamoré de la moda y cuando tuve el vestido listo me di cuenta que no podía dejarlo. Que mi cabeza estaba llena de ideas, y que podía ayudar a otras novias en mi misma situación a diseñar su vestido.

Así que poco a poco empecé este camino que tantas alegrías me está dando y que me hace tremendamente feliz.

Y tú, ¿quieres que te ayude?

¿Quieres que te ayude?

DISEÑA TU VESTIDO DE NOVIA